Etiquetas adhesivas en papel

Tal vez de la familia de las etiquetas hechas para pegarse sobre una superficie determinada, esta sea la más sencilla; no obstante, y a pesar de guardar una apariencia bastante diáfana, transparente y minimalista, la etiqueta adhesiva de papel, es y seguirá siendo un novedoso producto que no deja de llamar poderosamente la atención del comprador, que se decanta por un artículo de imprenta, el cual además de ostentar un precio módico y accesible a todos los bolsillo, presente un look, agradable, interesante y muy atractivo al lucir como una alternativa al vinilo y al polipropileno, pero conservando las mismas posibilidades.

Cuando hablamos de este tipo de etiqueta, nos referimos a un nuevo formato, quizá de unas de las más atrevidas pero acertadas apuestas hechas en esta área del trabajo gráfico, la cual crece constantemente en investigación, pruebas, experimentación y conformación de nuevos productos, hechos con el fin de satisfacer las necesidades de una clientela cada vez más exigente, y anhelante de artículos que sorprendan, cumplan con una cantidad mucho más amplia de funciones y hagan cada vez más rentable la inversión monetaria que en ellas se hagan.

Este tipo de etiqueta, en su estructura poseen toda la apariencia y tacto del papel offset al uso, sin embargo, y al tratarse de un producto ideado para pegarse sobre una determinada superficie, ofrece las diferencias del caso, aquellas que le hacen un poco más resistentes, a fin de que permanezcan mucho más tiempo adheridas sobre el sitio escogido para que cumplan un fin determinado.

Por lo general, este tipo de etiqueta posee tintes y fines corporativos, es decir, se hacen con el objetivo de identificar productos de corte comercial, imprimiendo sobre su dorso a color o en blanco en negro, logotipos de empresa, slogan, nombres, direcciones, teléfonos y en ocasiones únicamente se elaboran con el objetivo de poner a la vista del posible cliente el precio del artículo en cuestión, material o ingredientes de elaboración cuando se trate de alimentos, y otros datos que conduzcan al objetivo final que todo empresario quiere alcanzar: las ventas.

En distintas tonalidades, formas y medidas, dispuestas sobre grandes laminas o bobinas de distribución y hechas totalmente a la medida y cumpliendo estrictamente el deseo del cliente, siempre discretas pero inevitablemente llamativas, simétricas, ovaladas, rectangulares, redondas, troqueladas o redondas, las etiquetas adhesivas hechas sobre papel, sin duda, constituyen un producto del genero denominado pequeño o mediano formato, concebido con el fin de multiplicar las posibilidades del emprendedor, o dueño de pequeño, o mediano negocio de organizar y sistematizar la manera de vender su mercancía, acercándola estrechamente al público para la cual esta ideada, haciéndola mucho más atrayente , diferenciándola de aquella producida por sus más cercanos competidores, y erigiéndose como punta del iceberg al momento de competir en el muy salvaje mundo del marketing.

De igual manera si una marca ya existente desea renovarse, y refrescar su imagen, adaptarse a los nuevos tiempos, y ampliar su radio de acción y decide rotular madera, metal, plástico, cristal y casi cualquier otra superficie con este tipo de etiqueta, habrá tomado una de las más importantes decisiones de corte comercial, la cual rendirá sin dudas a corto plazos, sus frutos.